Inicio > Artículos > La finalización del proyecto

La finalización del proyecto


Por: Jose Esterkin [iaap.wordpress.com] – 20 de julio de 2009.- Muchas veces somos testigos de un proyecto destinado a fracasar, y pareciera que todos los involucrados se empeñan en tratar de revivirlo.

Existen proyectos en donde no está definido claramente qué es lo que hay que construir, no se avanza con el trabajo y no se tiene idea acerca de cuánto falta para finalizar.

Pero a la vez, el comportamiento de los involucrados indica “Acá no pasa nada”, y se sigue trabajando normalmente. En las reuniones de directorio se reportan los atrasos, pero no se analiza en profundidad el por qué de los atrasos.

Una decisión de cada día en el proyecto es si continuarlo, y en nuestra cultura pareciera ser que parar un proyecto es algo impensable. ¿Para qué continuar la agonía? ¿Para qué seguir metiendo energías a una iniciativa que no avanza?

Hay proyectos en donde obviamente no se puede parar. Si una empresa está lanzando un producto al mercado como fruto de una investigación y desarrollo innovadores, y busca conseguir un salto competitivo con respecto a sus competidores, el proyecto no se puede parar. Como decía un jefe mio: Hay que meter goles aunque sea con la panza”, hay que finalizar el proyecto como sea. Así mismo, si una empresa emprende un proyecto como reacción a un proyecto similar de su competencia, hay que implementarlo obligatoriamente.

Pero hay proyectos en donde la decisión de pararlos es una decisión de management. Si lees el Project Charter a mitad de proyecto y te preguntas ¿Por qué queríamos hacer esto? entonces quizás haya que parar el proyecto.

Hay proyectos en donde se puede decir Nos equivocamos, busquemos el Plan B”, o Comenzamos el proyecto hace 6 meses, pero en el entorno actual del mercado, el efecto económico de este proyecto sobre la compañía será nulo”.

Este último caso es muy interesante: todos sabemos que en Latinoamérica esto sucede muy a menudo, entonces ¿por qué nunca se paran los proyectos?

Fuente: http://iaap.wordpress.com/2009/07/20/la-finalizacion-del-proyecto/

Anuncios
Categorías:Artículos Etiquetas: , ,
  1. 5 noviembre 2009 en 2:14 AM

    El miedo a admitir que “nos equivocamos” es la principal razón por la cual no se cierran los proyectos antes de la fecha de finalización. Esta decisión debe de ser tomada por la alta dirección del proyecto o de la organización, por lo cual, a veces se recurre a buscar “buenas excusas” para continuar con el proyecto.

    El no renunciar a un proyecto, en el cual los participantes saben que el rumbo que se ha tomado no tendrá el final esperado, lo único que hace es afectar a la calidad del proyecto. Una herramienta de incentivos se transforma en algo negativo para el proyecto, ya que lo único que interesa en este caso, es terminarlo a cualquier “precio”.

    Alguna vez he decidido dar por terminado un proyecto y la razón fue la antes mencionada en la que el efecto económico (en mi caso fueron “ventajas competitivas”) del mismo sobre la compañía sería nulo en el entorno actual del mercado.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: